Reportaje fotográfico de Verano en La Roca del Vallès

El primer aniversario de Emma

Este verano me lo he pasado pipa realizando las sesiones picnic. La verdad es que los niños además se lo han pasado en grande devorando las fresas, las cerezas y las sandías; y como no, los papis también!

Las he realizado en casa, en mi jardín, los que ya me conozcáis ya sabéis que tengo la suerte de tener un fantástico cerezo gigantesco que este año ha sido muy muy bueno y nos ha dado cajas y cajas de cerezas que he aprovechado para hacer estas sesiones.

Fruta como elemento principal

La fruta suele gustar a los niños y al ver tanta cantidad, los colores, los olores, había muchos que no paraban de comer, una maravilla!!

Partí como color principal el rojo; así que compré tela de picnic, algunos detallitos de decoración, las cajas de madera rústicas, cestas… En nada teníamos montado un super picnic de lo más apetitoso. Utilicé cerezas, fresones, sandías, además de naranjas, limones, plátanos, melocotones, de todoooo, era un festival de colores!!

La niña de este post, Emma, experimentó de una manera increíble las texturas. Cogía las fresas y las exprimía con las manos, una tras otra, luego se las ponía en la boca, los ojos se le iluminaban, se reía, nos ofrecía cerezas a nosotros; fue una experiencia super bonita al ver una niña de un añito cómo se desenvolvía en un entorno totalmente nuevo para ella y cómo disfrutaba también de cada cosa nueva que hacía.

Estas sesiones, sobretodo en verano, también son una bonita opción para celebrar el cumpleaños de los peques en lugar de realizar el más conocido Smash Cake. Por mi experiencia en estas sesiones, creo que los niños han disfrutado más con la fruta que con los pasteles.

A continuación os dejo algunas imágenes de la sesión de Emma y espero veros el verano que viene realizando una sesión picnic, la diversión está asegurada!

Contactar